Santo Cristo
Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte
santocristo.es > semana santa > Procesión del Silencio
automatic translation try to translate actual page to english

Semana Santa: Procesión del Silencio

"Es noche de Viernes Santo en el Real Sitio. Noche de recuerdos y plegarias....... Noche de emociones hondas y viriles en que lleváis Seńor por trono el cielo, un cielo antańo fulgurante de estrellas, pero hoy oscuro y fúnebre, acaso como aquella noche del Gólgota.

Y nosotros te seguimos, te acompańamos Seńor, desprovistos ya de nuestro atuendo externo de penitencia y mezclados sin distinción de clases ni talentos.
Como fieles hermanos queremos llevarte a tu hogar que es el nuestro, en este entierro místico y espiritual.

Silencio..... Solo silencio en nuestro caminar hacia el camposanto. Silencio tan solo quebrado por el ruido de los pasos y el lamento del camino herido. Nadie quiere hablar, nadie puede hacerlo en esta noche Santa.

Solo tú Seńor, solo tú, Cristo de la Buena Muerte gustas del silencio para hablarnos, para hacernos sentir tu voz en lo más profundo de nuestro ser, para escudrińar en las almas desnudas de esta caravana humana que formamos ascendiendo junto a ti en la noche hasta tu morada, donde una ańo más besaremos tus pies lastimados y elevaremos nuestra plegaria junto al lugar donde yacen nuestros difuntos..."

De esta manera podrían expresarse las emociones que muchos escurialenses sentimos cuando pasada la medianoche del Viernes Santo acompańamos a nuestra Imagen titular hasta su Capilla del Cementerio Parroquial en la conocida como "Procesión del Silencio".

Procesión del Silencio

Esta Procesión es la más sencilla de cuantas se celebran por Semana Santa en nuestra localidad. En ella no se encuentra el colorido de los Capuchones y las bandas de música, no aparece la vistosidad del orden procesional, no ha lugar a las diferencias entre las personas que establecen los protocolos.
Es una procesión íntima, sencilla, en la que cada uno camina en silencio acompańando al Santísimo Cristo "como buenamente puede", en el más sentido de los respetos.
La imagen es portada en hombros, pero no ya por sus Cofrades, sino por todo aquel que buenamente desea hacerlo. No importa la estética, pues en la Procesión del Silencio no es el Hombro sino el Corazón el que Carga con Nuestro Seńor Crucificado.
Al llegar al Cementerio una emotiva homilía y una sencilla oración completan el acto, que concluye con el besapiés por parte de los asistentes.

Esta Procesión es todo un símbolo para la Hermandad, ya que fue la única que desde sus orígenes se ha celebrado puntualmente. Durante la etapa comprendida entre los ańos 1971 y 1983 en que debido a una grave crisis espiritual las procesiones de Semana Santa quedaron suspendidas en San Lorenzo de El Escorial, fue la llama de esperanza para tiempos mejores, mantenida por los hermanos que sin ostentación y con los medios que buenamente podían procurarse la conservaron intacta en su esencia.

Por eso, la Procesión del Silencio es algo más que un desfile procesional de Semana Santa..... es el entrańable acto de fé, la expresión sincera y humilde de un pueblo que fiel a la cita, acude cada Viernes Santo a su encuentro con Cristo Crucificado en el arrepentimiento y el dolor, buscando la paz interior.

Y para dar una idea del sentimiento y la fuerza que posee esta procesión, finalizaré estas líneas con unos versos que compuse impulsado por mi amor al Santísimo Cristo y las emociones que cada ańo me embargan cuando participo en ella:

La tarde del Viernes Santo
Triste se pierde en la Sierra,
Pues Cristo, en la Cruz clavado
El alma a su Padre entrega.
Ya su frente se ha quebrado
En honda pena serena,
Ya la Pasión ha acabado,
La compasión ahora empieza.

Con la noche arrodillada
Y, por trono el firmamento,
Se recorta la silueta
Del Seńor de San Lorenzo.
Ascendiendo, lentamente,
Camino del cementerio,
El Hijo del Carpintero
Desde la Cruz de su muerte,
Va abrazando al mundo entero.

Y, viéndote así, rendido
Yo, me estremezco, Seńor
Y humildemente, te ofrezco
De cuanto soy, lo mejor.
A ti, que en mi cruz reposas
A ti bendito doliente,
A ti, Seńor del Silencio
ˇCristo de la Buena Muerte!.

(Manuel de Dompablo Fernández)

Enlaces relacionados:

Copyright 2004 - Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de San Lorenzo de El Escorial - Todos los derechos reservados