Santo Cristo
Hermandad del Santisimo Cristo de la Buena Muerte
Hermandad del Santo Cristo de la Buena Muerte
santocristo.es > inicio
automatic translation try to translate actual page to english


HERMANDAD DEL SANTÍSIMO CRISTO

DE LA BUENA MUERTE


SAN LORENZO DE EL ESCORIAL

____________________________________________________



SALUDO DEL HERMANO MAYOR

Hermanos en el Santísimo Cristo y Distinguidos Visitantes de nuestra página Web:

Desde hace un largo periodo de tiempo, esta página Web de nuestra hermandad ha estado sin actualizar, debido fundamentalmeknte a problemas de tipo técnico. Una vez superados, es deseo, tanto propio, como de mi Junta Directiva, renovarla y mantenerla activa como medio de difusión que es, así como de unión y amistad entre los hermanos y amigos simpatizantes.

En el mes de junio del pasado año 2015, se convocaron nuevamente elecciones para ocupar el cargo de Hermano Mayor. Concurrí a las mismas, siendo el único hermano que presentó su candidatura, circunstancia que motivó que no se considerara necesaria su celebración.
       
Fue en la Asamblea General que tiene lugar anualmente en el mes de septiembre, cuando tanto la Junta Directiva que tomó tal decisión, como un servidor como candidato, nos sentimos apoyados por todos los hermanos asistentes, y fui finalmente ratificado en este cargo de hermano Mayor, que ocupo actualmente en el que es mi primer ciclo.

Desde esta página, quiero, humildemente ponerme a disposición de todos los hermanos para cualquier consulta, duda o aclaración, así como para recibir vuestras opiniones y sugerencias, que estoy seguro redundarán en el buen hacer y funcionamiento de nuestra querida Hermandad.

Finalmente, en nombre de Junta Directiva, y en el mío propio, pido al Santísimo Cristo de la Buena Muerte y a Nuestra Señora del Gran Dolor, que nos ayuden a tomar las decisiones más justas y acordes con los principios fundacionales de la Hermandad y sus estatutos.

Jose María Partida Galán - Hermano Mayor

San Lorenzo de El Escorial, 16 de junio de 2016



*    *    *    *




NOTICIAS DE INTERÉS PARA LOS HERMANOS


IN MEMORIAM

Este mes de julio, se han cumplido ocho décadas desde aquel verano de 1.936, en que Don Alfonso Montes, por entonces enterrador del Cementerio Parroquial, dió origen a una de las páginas más bellas de la historia de nuestra hermandad. Sirva esta reseña, escrita hace ya algunos años, para honrar su memoria, y rendirle desde el recuerdo sentido homenaje:

"........La imágen de "nuestro" Santísimo Cristo  de la Buena Muerte, ese Cristo "Chiquito" (como a veces gustaba llamarlo el añorado Padre José Maria Riocerezo), pero tan inmensamente grande a la vez, y al que con sincera devoción veneramos,  ha podido llegar hasta nuestros días intacta, tal y como la concibió su anónimo autor. No obstante, no pocos han sido los avatares por los que ha tenido que pasar, y, no es para menos, pues tres siglos y medio de existencia  dan mucho de sí.

Recuerdo que, hace algún tiempo, cuando tuvo lugar la exposición "El Emblema de una Hermandad" durante la Semana Santa de 1.998, que un visitante, un señor mayor que recorrió la muestra con mucho interés, después de leer la historia de la hermandad que aparecía impresa en el programa de mano elaborado para tal evento, se dirigió al grupo de hermanos que atendíamos al público, y con viva emoción nos dijo:

-"¡Enhorabuena Señores!. Cuando ví el nombre de su hermandad me dije, Voy a entrar a ver......Saben, yo soy de Málaga, y cofrade tambén del Cristo de la Buena Muerte, que allí llamamos El Cristo de Mena......el de los legionarios, que seguro que lo concen..... -Y añadió después- ¡No saben ustedes la gran suerte que tienen!. Nuestra imágen la quemaron en el año 31, y de ella solo quedó un trozo de pierna y un pié. La que hay ahora, que se sigue llamando Cristo de Mena, aunque de Mena ya no tenga "ná" (Mena era el apellido del autor de la primitiva imágen, Juan de Mena), es de después de la guerra........Ustedes han podido conservar su imágen a pesar de todo aquello, y eso es envidiable.....¡Y que bonito lo que hizo el enterrador para salvarla!....Eso tendré que contarlo en mi tierra......"

Corría el verano de 1.936,  cuando la terrible ola de odio e intolerancia que desde hacía tiempo andaba sacudiendo España, desencadenó el peor conflicto de su historia reciente, dejándolo todo dividido y enfrentado: dos Españas, dos maneras opuestas de ver la vida, dos bandos irreconciliables, dos zonas.......

Al estallar la contienda, el pueblo de San Lorenzo de El Escorial quedó en la zona que controlaba el bando en el que no era bien vista la Religión, ni todo aquello que tuviera que ver con ella, y aunque hasta entonces nada digno de mención había ocurrido al respecto, finalmente su iglesia Parroquial terminó siendo objeto del expolio y la barbarie. Las sepulturas que en su interior albergaba fueron profanadas, y las imágenes religiosas, arrojadas a la calle sin contemplación para ser destrozadas posteriormente.

Desconozco si alguna de las imágenes que allí recibían culto pudo salvarse, pero entre las que se perdieron para siempre figuraba la primigenia de la mismísima patrona del Real Sitio, Nuestra Señora de Gracia. Otra pérdida que hubo de lamentarse fué la de la imágen de Santa Lucía, que estuvo expuesta en la capilla del Cementerio Parroquial hasta el 6 de octubre de 1.816.

Ajeno a todo aquello permaneció el Santísimo Cristo de la Buena Muerte gracias al sepulturero, hombre que por cierto, no gozaba de fama de católico, que llegados los momentos  difíciles para las cosas sagradas, debidos a la fiebre iconoclasta de los exaltados señalada anteriormente, y movido no se sabe porqué sentimientos piadosos, decidió librarle de la destrucción, bien es cierto que, poniendo en juego su propia vida.

        

Una noche de aquel trágico verano -La noche es propicia para amparar el mal. Pero, otras veces ¡Cuanto bien puede amparar asimismo!-, tomó  la imágen  del Santísimo Cristo en sus manos después de desclavarla de su cruz, y, tras envolverla cuidadosamente en el estandarte de la hermandad, la llevó al  patio de San Miguel, donde los restos de los Padres Agustínos esperan la "Trompeta del Ángel". Una vez allí, levantó una de las losas, cavó un hoyo lo suficientemente profundo donde depositó la imágen, y volvió a dejar las cosas tal y como estaban al principio.

Noticia de todo aquello recibió días más tarde, confidencialmente y por boca del propio sepulturero, uno de los hermanos que, a la sazón, ocupaba en aquellos momentos un cargo principal en la hermandad.

Aquel hombre no tenía ni mucho menos fama de santo, ni esperaba recompensa alguna por su acción. Pero arriesgó su vida. No solo en aquellos momentos, sino tantas cuantas veces fuera removida la tierra alrededor, al hacerse fosas contiguas a la de los Padres Agustinos, para enterrar los no pocos cadáveres que casi a diario eran traídos de los frentes, y de los cuatro, pues se cree que eran cuatro, los hospitales de sangre que en el pueblo había.

Los medios de los que se valió el Señor para mover su corazón seguramente escapen al entendimiento de muchos. O tal vez, en su infinita sabiduría, precisamente quiso darnos una lección y que fuera alguien como Él, persona de aparentemente poca religiosidad, y de la que no cabía esperar tal gesto, quien llevara a cabo con la mayor discrección, tan noble y arriesgado cometido, queriendo así demostrar que no todo en este mundo tiene porqué de ser blanco o negro, y que no se debe juzgar a las personas por las apariencias y sin conocerlas, pues, hacer el bien no parte a menudo de las creencias o las ideas preconcebidas, sino del interior del ser humano.

Cuando los cañones dejaron de entonar sus fúnebres melodías en los frentes, se procedió a la recuperación de la Sagrada Imágen.

Allí, en el lugar que, confidencialmente, había sido revelado, realizados los trabajos oportunos, tras tres años de sepultura entre los muertos, como Rey de ellos que era por haber vencido a la propia Muerte, apareció el Santísimo Cristo. Estaba en bastante buen estado dadas las circunstancias, solo la humedad había desunido sus piezas y le faltaban un pie y algún dedo.

No podía decirse lo mismo del estarndarte de la hermandad en que fue envuelto, que se llevó la peor parte, quedando muy deteriorado.

Para entonces, ya no estaba a cargo del camposanto Don Alfonso Montes, que así se llamaba aquel piadoso sepulturero. No se sabe muy bien lo que ocurrió, aunque tampoco es difícil de intuir. Solo se sabe que el resto de su existencia transcurrió en Madrid, donde se ganó la vida ejerciendo el modesto oficio de zapatero, que tuvo y sacó adelante a una familia que le quiso, y que falleció sosegadamente a avanzada edad en la compañía de los suyos.

No hay constancia de que su generosidad fuera correspondida, y recibiera homenaje o reconocimiento alguno por haber salvado la imágen del Santísimo Cristo de una más que posible destrucción. Ni siquiera por parte de la hermandad, pues nada al respecto consta en el libro de actas o los archivos de la misma. Tan solo su nombre fugazmente mencionado en alguna publicación local que, de vez en cuando, al referirse al Santísimo Cristo o a la hermandad, se hace eco del suceso.

El únco reconocimiento que se me antoja recibió el bueno de Don Alfonso, aparte de la satisfacción personal de estar en paz consigo mismo por no haberse cruzado de brazos y hacer el bien, debió de ser la del propio Santísimo Cristo, que, a juzgar por el gran cariño con que le recordaba una nieta suya, debió de procurarle "una vida serena", y al final de sus días, una muerte, que sino llegó a ser "Santa"....., al menos debió de ser, merecidamente "Buena".........."

                                                                                                   - Manuel de Dompablo Fernández -
                                                                                                                        Abril de 2.007

 


*    *    *    *


SEGUNDO CENTENARIO DE LA CREACIÓN DE LA HERMANDAD

DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA BUENA MUERTE



El próximo mes de octubre, se cumplirán los doscientos años de la constitución de nuestra Hermandad tal y como la conocemos en la actualidad,, cuando, el 6 de octubre de 1816, la Imágen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte fué entregada a la anttígua Cofradía de la Vera Cruz,.que en aquel moento le tomó como su Patrono y Protector.

Es por ello que, la Junta Directiva no quiere dejar pasar la ocasión de celebrar como merece tan importante aniversario, y durante este año 2016 se vienen celebrando diferentes actos destinados a recordar lo que han sido estos dos siglos de existencia.

Desde aquí, queremos animaros a todos los hermanos a contribuir a su mayor esplendor con vuestra asistencia y participación activa, dejando patente una vez más al Santísimo Cristo nuestro Amor sincero y entrega incondicional. - Muchas Gracias

LA JUNTA DIRECTIVA

Foto: Archivo Hermandad


A JESÚS CRUCIFICADO

Delante de la Cruz, los ojos míos,
quédenseme, Señor, así mirando,
y sin ellos quererlo, estén llorando,
porque pecaron mucho y están fríos.
......Y estos labios que dicen mis desvíos,
quédenseme, Señor, así cantando,
y, sin ellos quererlo, estén rezando,
porque pecaron mucho y son impíos.
......Y así, con la mirada en Vos prendida,
así, con la palabra prisionera
como la carne a Vuestra Cruz asida,
......quédeseme, Señor, el alma entera,
y así, clavada en Vuestra Cruz mi vida,
Señor, asçi, cuando queráis, me muera.
                                   
                                                            Rafael Sánchez Mazas


*    *    *    *

AVISO IMPORTANTE

Es deseo ferviente de esta Junta Directiva, hacer de esta página un sitio de referncia para la Hermandad, al tiempo que un fraternal punto de encuentro entre sus hermanos. Por ello, os animamos a todos aquellos que así lo estimeis conveniente, a colaborar de forma desinteresada con la misma.

Cualquier sugerencia, aportación gráfica o literaria que deseis hacernos llegar, bien entregándola personalmente, o a través de las direcciones de contacto que encontrareis en la Secretaría virtual, siempre serán bien recibidas y tratadas con la consideración y el respeto que merecen. Servirán, además de para ampliar esta página como medio de difusión, para enriquecer el patrimonio cultural e histórico de nuestra querida Hermandad..

MUCHAS GRACIAS.


*    *    *    *

EUCARISTÍA EN HONOR DE NUESTRA SEÑORA DEL GRAN DOLOR

Como viene siendo habitual cada mes de mayo, la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, honra con esta Eucaristía que a continuación vamos a celebrar a Nuestra Señora del Gran Dolor, cotitular y protectora de nustra Hermandad

Este año además, queremos hacerlo de una manera más especial y significativa si cabe, pues se cumplen doscientos años de la constitución de nuestra querida Hermandad tal y como la conocemos en la actualidad.

Dos siglos en los que, fiel a sus principios de caridad y misericordia, ha procurado tratar de erigirse como llama de Esperanza, simbolizada en la Imagen del Cristo muerto en la Cruz con los brazos extendidos queriendo abrazar al mundo, del que toma su nombre.

Virgen Santísima, Madre del Gran Dolor, Madre de Dios y Madre nuestra. Hoy Queremos darte gracias por cuantos dones derramas a diario sobre las personas que formamos parte de esta tu Hermandad.

No podemos dejar de recordar en esta tarde, a aquellos Hermanos que nos dejaron para siempre, en especial a los que lo hicieron en los últimos meses. Acógelos Madre en tu seno, como esperamos ser acogidos algún día los que estamos aquí presentes.

Guárdanos Señora de todo mal,  y ayúdanos a superarnos, a ser mejores con nuestros hermanos, a transitar con Fe y humildad por este incierto camino que es la Vida.

Desde esta Junta Directiva que me honro en presidir, queremos manifestaros nuestro más sincero agradecimiento por vuestra asistencia y participación a esta Eucaristía, y animaros a rezar todos juntos al final de la misma, la oración dedicada a Nuestra Señora del Gran Dolor que teneis en las hojas distribuidas por los bancos.

MUCHAS GRACIAS

José María Partida Galán- Hermano Mayor

Foto: Archivo Hermandad




*    *    *    *

CAMBIOS EN LA JUNTA DIRECTIVA

Una vez finalizada la Semana Santa 2016, tanto la Secretaría como la Tesorería de la Hermandad quedaron vacías, debido a la marcha voluntaria de los hermanos en los que hasta ese momento recaúan tales responsabilidades. De igual manera, quedó vacante también uno de los puestos de Vocal en la Junta Directiva.

Habida cuenta de la importancia que para el buen funcionamiento de la Hermandad tienen, el Hermano Mayor y los cuatro miembros restantes de la Junta Directiva, reunidos con carácter extraordinario el día 22 de abril de 2016, acordaron que la hermana María Teresa Pontón Moreno, que hasta ese momento desempeñaba el cometido de Vocal en dicha Junta, pasara a hacerse cargo de la Tesorería de la Hermandad.

Para ocupar uno de los puestos de Vocal, uno de los hermanos directivos propuso a la hermana María Victoria  Martín Alarcos, lo que fue aceptado de inmediato.

Y finalmente, para que se hiciera cargo de la Secretaría, los cinco hermanos que componían la Junta Directiva en ese momento, estuvieron de acuerdo en que se ofreciera al hermano Manuel de Dompablo Fernández, con quien se iba a contactar para trasladarle dicho ofrecimiento.

Ambos hermanos aceptaron de buen grado ocupar los cargos para los que fueron propuestos, incorporándose a esta Junta Directiva el día 9 de mayo de 2016.

Dadas las circunstancias, y el momento poco habitual en que se producen estas incorporaciones, y por expreso deseo de los nuevos hermanos directivos, estos desempeñarán sus cargos con carácter provisional hasta la  próxima Asamblea General del mes de septiembre, que, de acuerdo con los establecido en el artículo 23 de los vigentes Estatutos, será quien finalmente les ratifique o desestime para el desempeño de los mismos.

LA DIRECTIVA


*    *    *    *

SEMANA SANTA 2016

(Breve Resumen)

Uno año más, en este del Segundo Centenario, como no podía ser de otra manera, nuestra Hermandad participó activamente en los Desfiles procesionales y actos litúrgicos de la Semana Santa Escurialense. Y lo hizo como de tal colectivo se espera, con respeto y devoción, dejando patente una vez más, el Amor que sentimos por nuestro titular.

El lunes 21 de marzo, todos los hermanos estábamos convocados a las 21:00 horas en la Capilla del Cementerio parroquial, para llevar a cabo el tradicional desfile procesional de la Hermandad, con los dos pasos en los que se portan nuestras veneradas imágenes de “El Calvario” y el “Santísimo Cristo de la Buena Muerte”.

Desgraciadamente, la previsión meteorológica era adversa, y los negros nubarrones que empezaron a cubrir el cielo a media mañana no hicieron más que ratificarla. La lluvia hizo acto de presencia de manera copiosa al atardecer, de tal modo que no quedó más remedio que suspender la procesión. Pese a todas estas circunstancias adversas, un importante número de hermanos acudió a la hora fijada a la Capilla del Cementerio parroquial provista de su atuendo de penitencia.

La frustración no duró mucho, pues de inmediato, tanto la Cofradía Nuestra Señora de la Piedad, como la del Santo Sepulcro. amablemente nos ofrecieron la posibilidad de salir junto a alguno de ellos, bien el Martes o el Miércoles Santo, ofrecimientos muy de agradecer, ya no solo por el hecho de poder procesionar,, sino porque ponen de manifiesto el buen ambiente y armonía existente entre hermandades..

Finalmente, se optó por desfilar el Miércoles Santo, junto a la Cofradía del Santo Sepulcro, fundamentalmente por ser su desfile procesional más corto en recorrido, y sobre todo en tiempo, algo que se pensó que los hermanos que portan las andas del Santísimo Cristo, sin duda agradecerían. Pero, vaya por delante reiterar nuestra más sincera gratitud a la Cofradóa de Nuestra Señora de la Piedad, por su noble y generoso gesto, y dejar patente que aunque no salimos junto a ellos en su procesión de manera presencial,, lo hicimos en esencia, con alma y corazón.

Foto: Archivo Hermandad


El miércoles 23 de marzo, y esta vez sí, a las 22:00 horas, partiendo de ese imponente marco que es el Patio de Reyes del Real Monasterio, salimos en Procesión Junto a la Hermandad del Santo Sepulcro. La noche era bastante buena, fresca  pero propicia, y la participación, a pesar de no ser nuestro día habitual, más alta de lo que cabía esperar, algo que, vista la decadencia de los últimos años, hace albergar un atisbo de Esperanza.

A la cabeza de la procesión se situaron los faroles guía y los estandartes de ambas hermandades, un bonito y simbólico detalle. “Blancos” y “Negros” recorrimos las calles hermanados, realizando un desfile procesional sobrio y colorista, que culminó con el intenso y emotivo momento de la entrada en la Iglesia Parroquial, en el que El Santísimo Cristo, balanceándose suavemente sobre sus andas, esperó a la llegada del Santo Sepulcro, y se volvió hacia Él a modo de saludo cuando lo tuvo a su altura.

El Viernes Santo, 25 de marzo, puntualmente, a las 19:00 horas partió la Procesión del Santo Entierro desde la iglesia Parroquial hacia la basílica del Real Monasterio, con las siete Cofradías de Penitencia Escurialenses. La tarde acompañó, y facilitó que numerosos visitantes acudieran a contemplar el transitar por la calle de pasos y hermandades.
Al igual que el miércoles, nuestra hermandad contó con una más que notable participación de hermanos, superior igualmente a la de los últimos años

Foto: Archivo Hermandad


Y a medianoche…..La Procesión por antonomasia. A la orden del Hermano Mayor, José María Partida, que se estrenaba en el cargo, se hizo el total y respetuoso Silencio,que acompañó una vez a nuestra Imagen titular de vuelta a su Capilla del Cementerio Parroquial, portada en andas por todo aquel que a bien tuvo hacerlo, con independencia de su pertenencia a la hermandad, y en medio de gran multitud de fieles.

Paralelamente, durante esos días, la sala exterior de la Casa de Cultura acogió la exposición destinada a conmemorar el Segundo Centenario de la creación de la hermandad,  y en la que se hizo un recorrido por esos doscientos años de historia y vivencias, recibiendo numerosas visitas.

Poco más que añadir, tan solo dar Gracias al Santísimo Cristo de la Buena Muerte y a Nuestra Señora del Gran Dolor porque todo haya transcurrido dentro de la normalidad y sin mayores sobresaltos, y pedirle que si a bien lo tiene, el año que viene nos conceda la gracia de poder volver a salir por las calles portando su venerada imagen.

LA DIRECTIVA

*    *    *    *


EXPOSICIÓN CONMEMORATIVA DEL SEGUNDO CENTENARIO DE LA CREACIÓN DE LA HERMANDAD

(Artículo publicado por "La Voz de la Sierra" el pasado 20 de marzo haciénndose eco del evento)

II Centenario de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de San Lorenzo de El Escorial

La junta directiva, junto con varios miembros de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de San Lorenzo de El Escorial, ha colaborado activamente en la realización de una exposición, en la que se pretende recordar todos los avatares que ha sufrido esta hermandad a lo largo de los doscientos años desde su fundación.

Cartel anunciador Exposición


En la Casa de Cultura de San Lorenzo de El Escorial, hasta el 27 de marzo se podrán apreciar las distintas etapas de la Hermandad.

Los hermanos implicados en este proyecto han querido plasmar con dioramas, maquetas y fotografías dicha trayectoria, así como presentar una réplica de la imagen del Cristo.

Se trata de una talla policromada de mediados del siglo XVII realizada en madera de pino, que ha sabido soportar perfectamente los avatares del destino. Se desconoce por completo la identidad de su autor, aunque hubo un tiempo en se especuló que pudiera pertenecer a la Escuela de Imaginería Murciana, e incluso llegó a atribuirse con más pasión que razón al famoso Maestro"Salzillo". Pero la verdad es que, salvo la constancia de que la Imagen fue traída por un monje Jerónimo del monasterio que estos tenían en la localidad murciana de La Ñora, no existe documento que aclare el misterio.

El 6 de octubre de 1816 la Imagen del Cristo se sitúa en la Capilla del Cementerio Parroquial a las tres de la tarde, emplazamiento que ocupa hasta hoy.
Ese mismo día se celebró, por el interior del Camposanto, la primera Procesión de la Hermandad con su Imagen Titular.

Aquel acto unió para siempre al Santísimo Cristo con su Hermandad, que desde entonces es conocida por el nombre del "Primero y más grande de sus Hermanos". Varias décadas más tarde obtiene carácter oficial la ya conocida como "Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte", mediante la aprobación de sus Estatutos.

En el momento de llevarse a cabo tal aprobación, la Congregación contaba con un total de 181 integrantes (69 hombres, y 112 mujeres).


*    *    *    *

 





INFORMACIÓN DE INTERÉS

RELATIVA A PERIODOS ANTERIORES


Pinchar aquí para ver información al respecto.


TRABAJOS REALIZADOS EN 2009

Pinchar aquí para ver los trabajos realizados en este periodo.


TRABAJOS REALIZADOS EN EL PERIODO 2005 - 2008

Pinchar aquíl para ver información al respecto.


VISITA PASTORAL DEL OBISPO AUXILIAR DE MADRID

Pinchar aquí para ver los trabajos realizados en este periodo.

 

 

   
Copyright 2004 - Hermandad del Santisimo Cristo de la Buena Muerte de San Lorenzo de El Escorial - Todos los derechos reservados